Un lugar de trabajo para el alumnado de Ciencias Sociales del Instituto Pablo Neruda de Castilleja de la Cuesta (Sevilla)

miércoles, 4 de octubre de 2017

Nacionalismo catalán vs nacionalismo español o viceversa


Echo de menos, en lo que está sucediendo en Cataluña, en España, los "principios internacionalistas" de la izquierda. ¿Es posible que dos territorios de la Unión Europea, el área geográfica con derechos y libertades más amplia del planeta, se enzarcen en una discusión anacrónica, cuasi decimonónima: el "derecho de autodeterminación"? Pues, sí, eso parece. Y aquí estamos, constituidos en el centro de las miradas del panorama internacional, por los garrotazos que nos estamos dando.

Me deja boquiabierto el maniqueo que, cada vez más, aparece en los debates ad hoc: nacionalismo "democrático" catalán vs nacionalismo "fascista" español. ¡Por favor! Toda manifestación nacionalista, dentro de un estado democrático, está inoculada de fascismo, y del peor... Lo es el independentismo catalán, porque trata de presentar como democrática la lucha por la autodeterminación de un pueblo, que la ONU y el derecho internacional solo justifican en procesos actuales de descolonización y, en cuanto tiene algo de poder, demuestra su talante antidemocrático "marcando" al adversario político. Y lo es el nacionalismo español, personificado en un presidente de gobierno perteneciente al PP, porque todos en España conocemos el origen histórico de la mayoría de estos advenedizos a los valores democráticos que, a la menor de cambio, confunden las garantías democráticas con la represión.

¿Es una disyuntiva sin solución? Aquí es donde se produce mi mayor desasosiego. Esperaba, espero, de la izquierda europea, española, especialmente de Podemos, un mensaje claro a favor del "internacionalismo", del gran proceso de integración que se ha creado en Europa (Unión Europea), precisamente para combatir el fascismo. ¡Que se acaben los nacionalismos europeos! ¡Abajo las banderas, las viejas y las nuevas! ¡No más fronteras! Que desaparezcan las rancias naciones decimonónicas (Alemania, Italia...) y más alejadas en la historia (Francia, España...) y que no se dé pie a crear nuevas (Cataluña, Escocia...). ¡Terminemos de crear de una vez un único Estado en la zona más "progresista" del planeta que nos ha tocado vivir, que blandee su bandera azul como enseña mundial de derechos y libertades! Y los "ibéricos" podríamos ser un referente, si las izquierdas española y portuguesa, con Podemos en primera línea, están dispuestas a recobrar estos principios, este lenguaje. Empecemos por el "Anschluss Ibérico". ¡Por la Unión de Portugal y España! Seguir buceando en las turbias aguas del independentismo hispanofóbico de la CUP y ERC, para conservar los votos actuales o pescar alguno más en Cataluña, terminará ahogando a la izquierda española en el fango de la sinrazón nacionalista.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

ES UNA PASADA, AUNQUE QUIEN TENGA VÉRTIGO LO VA A PASAR FATAL. PERO MERECE LA PENA AGUANTAR HASTA EL FINAL

Alfonso XIII pasó por aquí y este suceso le dio nombre: 'El Caminito del Rey’. Construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes en El Chorro, cerca de Ardales y Álora (Málaga), se trata de un paso peatonal de 3 km de largo con un ancho de apenas un metro, llegando en algunos puntos a tener una altura de hasta 100 metros sobre el río Guadalhorce, en unas paredes prácticamente verticales.

Son seis puentes y 11 túneles los que hubo que construir para que el tren transitase por el interior de este desfiladero. Todo un reto para la ingeniería de principios del siglo pasado. Fue necesario abrir un camino franco que permitiese acceder a los obreros al interior de la enorme garganta, así como para trasladar los materiales. Así nació la pasarela que ha perdurado hasta nuestros días. Cuando en 1922 se culminó la obra, el mismísimo rey Alfonso XIII acudió a inaugurarla.

+ Así estaba antes de su restauración en el año 2015:
    http://www.webislam.com/?idv=825

+ Así está ahora tras su restauración y reapertura en 2015: